Gastos de hipoteca

Reclamación de gastos de hipoteca.

Aprovechando el tirón de las cláusulas suelo, y a raíz del dictado de la Sentencia 705/2015, de 23 de diciembre de 2015, del Tribunal Supremo, se ha comenzado ha estimar en nuestros Juzgados y Tribunales el argumento de la abusividad de la inclusión, en las escrituras de préstamo hipotecario, de una cláusula de gastos, según la cual todos los gastos necesarios para el otorgamiento e inscripción de la escritura de préstamo (Notaría, Registro de la Propiedad, gestoría, tasación del inmueble, impuestos y arbitrios, entre otros) serían a cargo de los prestatarios.

Además de los gastos referidos, también a día de hoy es posible reclamar la comisión de apertura (gran parte de las Audiencias Provinciales del territorio nacional así lo avalan), gasto que, al igual que el impuesto, puede llegar a ser significativo en determinados casos, y que sumado a los anteriores hacen que plantear una reclamación de gastos al prestamista suponga la recuperación de cantidades de dinero respetables por el consumidor.

En cuanto al impuesto de actos jurídicos documentados, con fecha 16 de octubre de 2018 el Tribunal Supremo se ha pronunciado cambiando su criterio anterior, y declarando que el pago del impuesto corresponde a la banca, con lo cual se abre la vía para la reclamación de esta partida a partir de ahora. 

La noticia de esta sentencia ha generado dudas de todo tipo con relación al procedimiento y plazos para la reclamación los plazos de reclamación. Con relación a esto habría que recalcar en primer lugar que pueden reclamar el pago del impuesto (Actos Jurídicos Documentados por constitución de hipoteca) todos aquellos prestatarios que en su día pidieran la financiación para una actividad no profesional. Lo suyo sería interponer primero una reclamación extrajudicial a la entidad, y si la misma hace caso omiso o no muestra conformidad con la restitución del impuesto, tendrá que reclamarse por vía judicial civil mediante el ejercicio de una acción que es imprescriptible, si bien, dada la disparidad de criterios de los Juzgados, es recomendable que el préstamo hipotecario esté en vigor, o que no hayan transcurrido más de cuatro años desde su cancelación.

Aunque en muchos medios de comunicación se diga que existe un plazo de cuatro años para reclamar, lo cierto es que este plazo es si se opta por reclamar directamente a la Administración en la cual se liquidó el impuesto, mediante recurso por ingresos indebidos para que devuelva lo pagado, ya que el prestatario no era sujeto pasivo sino la entidad. El problema de esto es que la Administración inmediatamente le requerirá el ingreso al banco, y éste a su vez al prestatario, ya que si bien el mismo no es sujeto pasivo sí que firmó con la entidad una escritura de préstamo hipotecario según la cual aquél se haría cargo del préstamo del impuesto. Por eso sin duda a día de hoy la mejor opción es reclamar el impuesto a la entidad financiera prestamista por vía civil.

Se hace más necesario que nunca que le gestione su reclamación un abogado especialista en Derecho Bancario. Así, en Gavia Legal conocemos todos los pormenores para este tipo de reclamación, y estamos al día de la última jurisprudencia en cada región, pudiendo tramitarle por muy poco y de la manera más eficaz su reclamación. No lo dude y contacte con nosotros, le asesoraremos inicialmente de manera gratuita, y si está interesado en que nuestra Firma le lleve su reclamación, le ofreceremos una fórmula económica de éxito muy competitiva, que le hará muy liviana su reclamación. 

 


Formulario de contacto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies